Kit esencial de cosas que debes saber, y que quizás sabes, de River y de Boca

Lo que tienes que saber, y probablemente sabes, sobre River y Boca

 El origen

River y Boca se originaron en el mismo barrio de La Boca, en 1901 y en 1905 respectivamente. En los primeros años del siglo XX, el barrio de La Boca era un barrio portuario donde abundaban marinos genoveses dado que Génova era, y es, un puerto importante en Italia. De ese ambiente pirata y bravucón del que no puede escapar un puerto conectado con ultramar, nacieron las dos criaturas, Boca y River, tan parecidas entre sí que tuvieron que tomar distancia para definir su propia personalidad. River se marchó de La Boca para establecerse en el barrio de Núñez, al norte de la ciudad.

A pesar de las raíces genovesas de los dos equipos, solo a Boca se le conoce como el Xeineze —en dialecto genovés, de Xena (Génova)—. Sin embargo, sus nombres no tienen impronta italiana sino inglesa, debido a que fueron los ingleses los que llevaron el fútbol a Argentina. Así, por ejemplo, en el torneo de 1893 participaron estos cinco equipos: Lomas Athletic Club, Flores Athletic Club, Quilmes Rowers Athletic Club, Buenos Aires English High School y Buenos Aires Railway. Esto explica el ataque de esnobismo que se dio para llamarse River Plate (de Rio de la Plata) los unos, y apellidarse Juniors los otros.

Desde su infancia ambos equipos tienen una relación fratricida. Más de un siglo deseando lo peor para al hermano de cuna. El historial de tensiones es largo, destacando aquel día de 2015, en la Bombonera, cuando saliendo los jugadores de River por el túnel de vestuarios para jugar la segunda parte de una eliminatoria de la Libertadores, un barra brava de Boca les echó gas pimienta. El partido se suspendió, y dieron el partido y la clasificación a la siguiente ronda a River.

Se dice que River es de los ricos y que Boca es el equipo del pueblo, pero lo cierto es que hay gente de todo tipo detrás de cada equipo. Por poner un ejemplo de la inconsistencia de esta clasificación, Mauricio Macri, nacido rico y hoy presidente de la República de Argentina, fue presidente de Boca desde 1995 hasta 2008.

pistolas river boca

Los colores de las camisetas

Cuentan que los dirigentes de Boca Juniors escogieron los colores de Boca de un barco sueco que llego a puerto. El color azul y oro paso a las camisetas de Boca Juniors, y de ahí a las casas del barrio. Parece una razón demasiado aleatoria para un club tan importante.

Mientras todos parecen coincidir en el barco sueco como origen de los colores de Boca, no queda muy claro de donde salió la camiseta de River. Unos dicen que la banda roja salió de unas cintas de carnaval. Otros que viene de la cruz de San Jorge, roja sobre fondo blanco, que está en la bandera de Génova. El caso es que no hay consenso ni documentación definitiva sobre esto.

Así que los colores de tu país o de tu equipo centenario, aquellos que alguna vez te hicieron llorar, pueden venir de cualquier azar de la vida. Alguna vez leí que en las banderas de los países no existe el morado porque la tela de ese color era difícil y costosa de conseguir en el pasado (el Real Valladolid se fundó en 1928). Por lo tanto, se descarta cualquier motivo noble o místico en el origen de los colores de ambos equipos. Si hubiese existido un McDonald’s en la dársena de La Boca en 1900 podríamos haber tenido a River o a Boca vistiendo de rojo y amarillo.

camisetas river boca.jpg

Bosteros, Gallinas y Millonarios

La bosta era el excremento de vacas y caballos que frecuentaban el puerto de La Boca. Los bosteros eran los que limpiaban la bosta. Los aficionados de River no encontraron mejor descalificativo que ese oficio para referirse a la gente de Boca. Bosteros. Limpiamierdas, dicho de otro modo.

Sorprende que hoy en día los aficionados de Boca digan orgullosamente que son bosteros. A Juan Briso le leí un texto sobre la capacidad que tienen los argentinos para maquillar un nombre descalificativo y llevarlo con orgullo. El muñeco Gallardo, el loco Palermo, la brujita Verón, el burrito Ortega, el apache Tevez, el conejo Saviola. En el sur de España se tiene la misma costumbre, y además se heredan los apodos. Si tu padre fue el Lentejas, tú eres el Lentejas, y además lo interiorizas tanto que te presentas como el Lentejas, pones «El Lentejas» en la visera de tu camión, o llamas así a tu negocio. Supermercado El Lentejas.

El caso más extremo que recuerdo de interiorización y normalización de un apodo de dudoso gusto lo presencié en un pueblo de Murcia.

—Hola, soy La Muerte —se presentó el tipo a un primo mío, Ernesto, con un apretón de manos durante las fiestas del pueblo.

A esta capacidad de adaptarse positivamente a la adversidad la llaman resiliencia. Un virtud que gana en valor según se suman años de vida.

Los aficionados de River Plate también han asumido con orgullo su apodo de “gallinas”. De hecho, en el fondo más ruidoso del Monumental se ve una gran pancarta donde se lee “El Gallinero”. Lo de gallinas viene de un acto poco glamuroso. En concreto, procede del lanzamiento de una gallina muerta al césped del estadio de Banfield mientras jugaba River. Esto ocurrió en 1966 después de que River perdiera una final de la Libertadores en Chile contra Peñarol. River ganaba 2-0, pero acabó perdiendo 2-4 y fue acusado de un juego cobarde o gallina. Los hinchas de Banfield se lo recordaron así, lanzando una gallina al campo mientras jugaban.

Algunos hinchas de River han revalorizado el mote de gallinas ya que, según ellos, River pone huevos como las gallinas. Y es que no hay nada como verse con buenos ojos. No como el tipo del chiste:

—Me veo gordo, me veo viejo, me veo feo. Amor, dime tú algo positivo.

—La vista la tienes perfecta, cariño.

A la gente de River también le llaman “millonarios” porque en los años 30 gastaban mucho dinero en fichajes. Ser millonarios y gallinas es algo que el hincha de River ha digerido y asimilado bien. Sin embargo, lo que tienen atravesado en el esófago es leer Riber, con B. Desde que River descendió a la serie B, los aficionados rivales escriben Riber para referirse a ellos. Solo fue una temporada, en el 2011, pero la bola del esófago no pasa ni con mate caliente. A eso no son resilientes.

Finalmente, una cosa es que tú te llames a ti mismo gallina o limpiamierdas, y otra cosa es que te lo llame otro. En ese caso jode. Tevez celebró un gol en el Monumental haciendo la gallina con sus brazos. Algunos jugadores de River, y hasta el entrenador Gallardo, salieron a la Bombonera tapándose la nariz por el supuesto olor a bosta.

 

Jugadores emblemáticos

En la lista de jugadorazos de River aparecen Francescoli, Ariel Ortega, Pablito Aimar, el muñeco Gallardo, Alfredo di Stefano, Passarella, Falcao o Kempes. Del otro lado, en Boca, Palermo, Riquelme y Maradona podrían bastar para equilibrar la balanza de la mística con River.

Una de las simplificaciones que se han enquistado es la de «Boca pone huevos» y «River es toque». Esto tampoco tiene mucho peso. Basta con recordar a un par de mediocentros emblemáticos: Gago jugó en Boca y Mascherano salió de River.

Con este kit de información ya te puedes sentar a hablar un ratito de River y Boca con un argentino. Sobre cómo se toma el mate siento no poder ayudarte, nunca me han interesado las bebidas calientes en las que no se puede mojar un bizcocho.

francescoli maradona