Segunda dosis: ¿sustituyo a Astrazeneca por Pfizer?

El nueve de marzo de 2020, a pesar de los rumores sobre una pandemia, el joven Alin Fică se despertó feliz ante la posibilidad de debutar en la primera división de Rumanía. Su equipo, el CFR Cluj—equipo de Transilvania, la región donde Bram Stoker se inspiró para crear el personaje de Drácula— se enfrentaba al CS Gaz Metan Mediaş. Todo apuntaba a que Alin sería titular, y lo fue. Sin embargo, fue sustituido a los 25 segundos de partido sin llegar a tocar el balón. Esto se debió a que la liga rumana obligaba a comenzar el partido con dos jugadores sub-21, pero a terminarlo solo con uno. Una sustitución dentro de la legalidad, pero que podría haber sido gestionada de mejor manera por el entrenador Dan Vasile Petrescu.

Algo así ocurre con el tema de la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca. Algunos proponen sustituirla por la de Pfizer, pero probablemente esa sustitución se puede gestionar de otra manera.

La aparición de unos trombos raros asociados a la primera dosis de AstraZeneca ha sido estudiada con lupa. La buena noticia es que la farmacovigilancia de las vacunas es muy estricta y funciona, como debe de ser. La mala noticia es la gestión y la digestión de esa información, que ha causado pesadez de estómago en algunos organismos y en parte de la población.

En España, tras el atracón informativo, la decisión sobre si recibir una segunda dosis de Astrazeneca (AZ) o de Pfizer (PF) ha recaído en la persona que la recibe. Raticos de fútbol te trae unas píldoras informativas para facilitarte la decisión y así evitar el nerviosismo previo al pinchazo de la segunda dosis. No te vaya a pasar como a Per Mertesacker, que al fichar por el Arsenal sentía una presión que le hacía vomitar antes de cada partido.

Lo primero de todo, y quizá lo más importante, es saber que a pesar de que la primera dosis ya te protege bastante de sufrir una COVID-19 grave, la segunda dosis, sea de AstraZeneca o de Pfizer, va a fortalecer mucho tu defensa inmunitaria ante la COVID-19. Como sabemos que las vacunas funcionan un poquito peor para algunas variantes del virus SARS-CoV-2, mejor tener el depósito lleno de anticuerpos y de linfocitos T, y la segunda dosis te ayuda a llenar ese depósito. Un estudio reciente en el Reino Unido ha determinado que la primera dosis de ambas vacunas, AZ y PF, protege del COVID-19 sintomático un 50% y un 33% respecto a las variantes inglesa (B.1.1.7) e india (B.1.617.2), respectivamente. Sin embargo, con la segunda dosis de cualquiera de las dos vacunas la protección frente a la variante india se dobla. En el estudio parece que la de Pfizer da algo más de protección, pero los autores indican que esto se puede deber a que la segunda dosis de Pfizer se pone semanas antes que la de AstraZeneca. Por lo tanto, la segunda dosis con cualquiera de las dos vacunas es importante porque te protege más contra la COVID-19, y mejor contra variantes del virus.

Una vez está claro que es bueno ponerse la segunda dosis, ¿tiene sentido una sustitución tan brusca como la del joven Alin en la liga rumana?

El Reino Unido tiene la base de datos de un mayor número de personas vacunadas con AstraZeneca. Por lo tanto, es un referente al que hay que mirar cuando se habla de esta vacuna. En el informe más reciente del gobierno británico, del pasado 20 de mayo, el Reino Unido registraba 32.9 millones de dosis de AstraZeneca aplicadas (23.9 primeras dosis, y 9 millones de segundas dosis), y 309 casos de trombos raros. De estos 309 casos, solo 15 se observaron en segunda dosis. Es importante destacar que tener estos trombos no implica fallecimiento ya que solo murieron 56 de las 309 personas (18%). Con estos datos, el Reino Unido sigue usando AstraZeneca para primeras y segundas dosis porque, al igual que afirma la Agencia Europea del Medicamento (EMA), los riesgos asociados a la vacuna son muchísimos menores que los del contraer COVID-19. Al igual que otros países, el Reino Unido orienta la vacunación completa con AZ hacia personas mayores, que son los que tienen menores riesgos de trombos raros.

¿Y qué están haciendo en otros lugares con la segunda dosis de AZ?

Pues hay de todo. El gobierno australiano indica en su web que aquellos que hayan recibido una primera dosis de AstraZeneca y no hayan tenido problemas, pueden recibir su segunda dosis con confianza (People who have had their first dose without any serious side effects can be confident in getting their second dose). En la región de Ontario, Canada, también continúan administrando la segunda dosis de AZ. Sin embargo, otros países como Suecia están administrando la segunda dosis de PF a los que recibieron una primera de AZ. Como consecuencia, Suecia ha donado un millón de dosis de AZ a la iniciativa COVAX para la vacunación contra la COVID-19 en países con menor potencial económico. Así, que no es de extrañar que pronto veamos estos actos de “generosidad” en otros países.

¿Y si, aunque sea muy poco probable, me da miedo esa bajísima posibilidad de trombo raro?

Es entendible que haya personas que se preocupen por ese efecto raro de AstraZeneca, aunque en segunda dosis sea de 1,7 casos por millón. Por eso se han realizado un par de estudios sobre la posibilidad de combinar dos vacunas distintas para entender mejor dos factores: (i) el aumento de anticuerpos y (ii) los efectos adversos.

En el estudio británico, llamado Com-Cov, a unos mil participantes se le aplicaron las dos dosis de las vacunas de cuatro modos diferentes (AZ+AZ; AZ+PF, PF+AZ, PF+PF). Aún no se tienen resultados sobre la capacidad de producir anticuerpos contra la proteína espiga del SARS-CoV-2, pero ya se sabe que las probabilidades de tener efectos secundarios leves (como fatiga, dolor de cabeza o dolor muscular) aumentan al combinar estas vacunas (ver figura de abajo).

En un estudio español del ISCIII, llamado CombiVacS, se dio una segunda dosis de Pfizer a 441 personas que tenían una primera dosis de AstraZeneca. Como control usaron 232 personas con primera dosis de AstraZeneca que no recibieron ninguna segunda dosis. Aunque informativo, se trata de un estudio deficiente en grupos control (hubiera sido conveniente un grupo control con las dos dosis de AZ). En cualquier caso, se observó que la segunda vacuna de Pfizer genera una buena cantidad de anticuerpos.Se dice que produjo más cantidad de anticuerpos que los observados con las dos dosis de AstraZeneca en otros estudios, pero la realidad es que no se deberían de comparar niveles de anticuerpos entre estudios clínicos diferentes.

Lo paradójico de esta investigación del ISCIII es que el trabajo surge por la preocupación de unos efectos ultrararos (de pocos por millón) con la vacuna de AZ, y no puede asegurar que la combinación de vacunas no cause efectos ultrararos porque solo se ha probado tal vacunación mixta en 441 individuos, no en millones de personas. El estudio del ISCIII demuestra que la segunda dosis de PF produce una buena respuesta inmunitaria. Algo que también produce la de AZ.

En este contexto, entre aquellos con una dosis de AZ en España, los mayores de 60 años recibirán la segunda dosis de AZ, y los menores de 60 recibirán la de Pfizer, pero si firman un consentimiento podrán recibir la de AstraZeneca. Lo que confunde es tener que firmar un consentimiento para recibir una segunda dosis de AZ, que ha sido farmacovigilada en millones de personas, y no tener que firmarlo para un protocolo de mezcla de vacunas que solo se ha testado en unos cientos.

Aunque la UE no ha renovado el contrato con AZ, a España le corresponden 31 millones de dosis de AZ con el contrato vigente, y solo se han administrado unos 5 millones. Teniendo en cuenta que es beneficioso vacunar a toda la población lo antes posible, para alcanzar inmunidad de rebaño que haga de cortafuegos y para evitar el desarrollo de nuevas variantes, sería conveniente usar todas las dosis de vacunas disponibles (incluidas las de AZ) si no se tiene alternativa. Países como USA o Dinamarca, que tienen vacunas diferentes para vacunar sin necesidad de esperar, se pueden permitir vacunar a toda la población con vacunas de ARN, pero en otros países podría ser una imprudencia frenar el ritmo de vacunación por unos eventos de trombos raros que no implican un fallecimiento necesariamente, ya que este retraso podría provocar más muertes por COVID-19.

En resumen, si tienes una primera dosis de AZ, deberías de ponerte la segunda dosis, bien sea de AZ o de PF, porque estarás más protegido. Si no has tenido problemas con la primera dosis de AZ, el riesgo de tener trombos raros con la segunda dosis es muy muy improbable, pero existe (1,7 x millón). Si decides ponerte la segunda dosis de PF, es mas probable que tengas efectos secundarios leves (fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular), y no se ha comprobado la posibilidad de que la combinación de vacunas produzca efectos ultrararos.

Ventajas y potenciales inconvenientes de recibir una 2ª dosis de PF o AZ, tras 1ª dosis de AZ

Cuando vayas a vacunarte, si te dan a elegir, haz lo mismo que harías para lanzar un penalti. Elige hacia que lado lo vas a tirar y no dudes. Cualquier lado es bueno. Todo saldrá bien. Todo estará ben. Dena ondo egongo da. Tot sortirà bé.

@raticosdefubol

@ceronlab

Otros artículos sobre este tema:

https://microbioun.blogspot.com/2021/05/combinar-vacunas-AstraZeneca-Pfizer.html

https://www.eldiario.es/sociedad/segunda-dosis-pfizer-astrazeneca-evidencias-cientificas-decision_1_7959534.html

Otros artículos de “Raticos de Coronavirus” relacionados:

HAT TRICK DE RAZONES PARA VACUNARSE

TANDA DE PENALTIS: PF vs AZ

EL VAR REVISA LA VACUNA DE ASTRAZENECA

Puedes leer más sobre la ciencia de la COVID-19, amenizada con fútbol, en el libro “Raticos de Coronavirus”